El enfoque de 4 pasos de TalentTalker para conversaciones de desarrollo exitosas

TalentTalker es tecnología fácil de implementar y fácil de usar que convierte a cualquier gerente en un entrenador experto, al guiarlos a través de un enfoque paso a paso para las conversaciones de desarrollo.

Pregunta a las mejores compañías en qué se enfocan sus discusiones de Recursos Humanos hoy en día, y lo más probable que te digan es ‘desarrollo de talento’. Rápidamente se ha vuelto un tema no negociable en las estrategias de negocios de las organizaciones. De hecho, la Asociación para el Desarrollo de Talento y la Firma de Investigación de Capital Humano, i4cp, encontraron recientemente que cuatro de cinco organizaciones ya han designado a un líder para el desarrollo de talento – lo cual prueba que las compañías están viendo el desarrollo del talento como más que una simple casilla que deba marcarse una vez al año durante un proceso de revisión.

A pesar de que las organizaciones entienden la importancia del desarrollo de talento para el futuro de sus negocios, aún no han proporcionado a sus equipos con las herramientas adecuadas para tener conversaciones de desarrollo sobre qué un empleado debería empezar, dejar, o continuar haciendo. Los gerentes simplemente no están equipados para discutir desarrollo; están fuera de práctica, y no suelen tener las palabras adecuadas para guiar una conversación con sus empleados.

Ahí es donde la tecnología puede ser útil, en guiar a los gerentes a través de conversaciones que no han realizado con la frecuencia suficiente para hacerlo por su propia cuenta. TalentTalker es tecnología fácil de implementar y fácil de usar que convierte a cualquier gerente en un entrenador experto, al guiarlos a través de un enfoque paso a paso para las conversaciones de desarrollo. Estos son los 4 pasos en el proceso de TalentTalker:

Paso 1: Selecciona el contexto de una Conversación

La mejor manera de comenzar una conversación es asegurarse que todos los involucrados entiendan su contexto. Necesitan estar conscientes del tema general de la discusión, para no estar confundidos acerca de lo que implicará la conversación. Elegir un contexto crea un propósito. El primer paso en el proceso de TalentTalker es elegir el contexto de una conversación. Elige entre:

  • Conversaciones de Rendimiento
  • Conversaciones Difíciles
  • Conversaciones de Negocios
  • Conversaciones de Inspiración
  • Conversaciones de Liderazgo
  • Conversaciones de Carrera

Paso 2: Selecciona un Tema de Conversación

Una vez que ya has seleccionado el tema general, como Conversaciones de Rendimiento, puedes ser más específico al elegir un tema de conversación exacto, dentro de ese contexto. Si no sabes específicamente de qué vas a hablar, terminarás repitiendo información, hablando en círculos, o desviándote del tema para cubrir algo completamente distinto, y todos se perderán. El paso dos es seleccionar tu tema para crear enfoque. Por ejemplo, si has seleccionado Conversaciones de Rendimiento, puedes elegir entre temas como:

  • Mejorar los Procesos
  • Mejorar el Servicio al Cliente
  • Entrega de Trabajo a Tiempo
  • Aumentar la Motivación y el Empuje
  • Fomentar la Colaboración
  • Mejorar la Capacidad de Respuesta
  • Entregar Trabajos de Alta Calidad

Dentro de cada selección, puedes ser todavía más específico seleccionando un verdadero reto o una oportunidad para enfocarse. Por ejemplo, si has seleccionado Entrega de Trabajo a Tiempo, puede elegir entre los retos específicos, como:

  • Planificar el Trabajo
  • Enfocarse en las Prioridades
  • Manejo del Tiempo

Paso 3: Personaliza la Conversación

Una vez que el tema ha sido seleccionado, TalentTalker te permite explorar más profundamente una razón para el desafío, que es específico para el empleado con el que hablas. Por tanto, si bien dos empleados puedan necesitar ayuda manejando su tiempo, uno puede encontrar difícil decirle ‘no’ a las personas, mientras que el otro tiende a actuar rápido sin la planificación apropiada. En el paso 3, el gerente puede personalizar el tema de conversación para cada empleado seleccionando un comportamiento ineficaz o un patrón implícito que impide que el empleado avance. Por ejemplo, si el empleado necesita mejorar su manejo del tiempo, pueden seleccionar razones como:

  • Me retraso haciendo tareas poco placenteras
  • No conozco maneras de manejar mi tiempo efectivamente
  • Necesito asegurarme de que todo esté correcto y eso toma tiempo.
  • Actúo rápido y tomo más tiempo haciendo cosas, y menos tiempo planificación.
  • Encuentro difícil decirle ‘no’ a las personas.
  • Puedo manejar mi tiempo; la demanda de otras personas sobre mi tiempo causa el problema.

Paso 4: Toma acción

Una vez que el gerente y el empleado se han tomado el tiempo seleccionando y discutiendo los retos del empleado y las razones detrás de ello, serán guiados al siguiente paso: la acción. Para cada ‘razón’, existe una manera definida de adaptar y ajustar el comportamiento, usando el principio R2: Repiensa y luego Reacciona. TalentTalker guiará la conversación a través de cómo un empleado puede Repensar su comportamiento, y sus efectos en su trabajo, y luego ofrecer pasos prácticos y procesables a tomar para Reaccionar distinto en el futuro. Al hacerlo, el empleado puede comprometerse al cambio – porque ahora entiende cómo se ve el cambio.